Mi perdición…

Me encuentro a las puertas de realizar el examen más importante que acabé la universidad, el Nihongo Nouryouku Shiken (léase “Examen de Aptitud del Idioma Japonés”). Y como no paro de estudiar estos días, tampoco dejo de pensar (en el tiempo que me sobra) en lo que voy a hacer cuando lo haga.

Muchas cosas son las que quiero hacer, sobretodo irme de fiesta. Pero esta entrada va dedicada a las horas y horas que pasaré irremediablemente viendo películas o series si una fuerza mayor no lo impide.

Heroes
Miedo me da de empezar a ver la 2ª temporada y me pase como con la primera. La serie está bastante entretenida, y como dice mi colega Pablo, uno se pone a ver un episodio y sí, es entretenido y tal, pero llega el último minuto, pasan tal cantidad de cosas que no puedes consentir que te dejen así “a medias”. Resultado, ojeras al día siguiente. Pero bueno, tengo ganas de saber cómo le irá a Hiro Nakamura.

24
Ingenuo de mí. Pensaba que 24 estaba todavía es fase de producción y dejaría mi alma tranquila en esta época de exámenes. Pues dandome una vuelta por imdb me entero de que ya llevan emitidos 4 episodios de la séptima temporada… Cyber. la culpa es tuya! Y por ello te dedico el anuncio promocional de la sexta en japonés.

Próximamente, las películas que van a caer seguro son éstas.

Rambo
Después de haber superado todas mis espectativas el señor Stallone con la última de Rocky, tras ver varias fotos y carteles promocionales creo que la nueva película de Rambo será digna de ver en el cine con unas buenas palomitas. ¡Y es que tiene muy, pero que muy buena pinta!

Fuente: Uruloki

Indiana Jones and the Kingdom of the Crystal Skull

El abuelete de Harrison Ford ya tiene la peli grabada. Ahora solo falta que acaben la producción y esperar a que la estrenen el año que viene. La verdad es que se le notan mucho los años, pero aun así no deja de ser Indy.

Fuente: Uruloki

De ocio por Kamoi 鴨居

En Japón el día 1 de cada mes las entradas pasan de costar 1800 yenes a costar 1000 yenes. Así que como ayer Domingo lo teníamos libre, nos apuntamos a ver “Die Hard 4.0″, o como la llamaríamos en España, “La jungla de cristal 4″. Elegimos ir al centro tomercial más cercano de casa, situado en Kamoi (鴨居) y la verdad es que fue todo un acierto ya que pasamos una tarde bastante entretenida.

En la estación
Nada más llegar nos encontramos dentro de la estación un espectáculo Hawaiano. Allí estaban un montón de japoneses y japonesas tocando música de Hawaii y bailando rodeados de un montón de público. Según me comentó un amigo, en Hawaii la población de japoneses es bastante alta y además mucha gente habla el japonés, así que tendré que pasarme para comprobarlo, jeje. Ahí va un video.

Llegada al centro comercial
Antes de llegar al centro comercial pasamos por este río. Me gustan los cauces de los ríos en Japón, desde el tren siempre veo muchos cauces del mismo estilo con gente paseando, jugando al béisbol o haciendo picnic. Yo por mi parte ya estoy pensando en montar un botelleo (botellón para los no murcianos) cuando pueda.

La jungla de cristal 4
La jungla de cristal 3 es una de mis películas de acción favoritas, así que era una acción obligada ir a ver la cuarta parte. Tras verla puedo decir que lo pasé bien viendo la película, pero creo que no está a la altura de la tercera parte. La acción, sobretodo al comienzo, está bastante bien, pero la historia no me ha gustado tanto. Y es que creo que a Bruce Willis le han puesto un enemigo que no le pega; con demasiados recursos para cargarse al abuelo Willis en un momento y que además tiene unas motivaciones demasiado simplonas para lo que es capaz de hacer en la película. También he echado de menos los enigmas de la entrega anterior y a Samuel L. Jackson diciendo disparates cada dos por tres.

Ahí van unas fotos.


Mitad mantequilla y sal, mitad dulces. Ñam

Esta foto va para mi hermano, que seguro que le da envidia.

Centro comercial
El centro comercial se llama Lalaport Yokohama (ららぽーと横浜) y lo inauguraron en Marzo de este año. La verdad es que el sitio es precioso, con toque elegante y además enorme. Muchísimas tiendas de todo, incluída una tienda de música para que cualquiera pueda comprarse la típica trompeta o violín, además de muchísimos restaurantes. Me gustó mucho también la zona exterior, donde pudimos ver un espectáculo de Taico, aunque eso lo dejo para otro post.

Panadería
Menuda tortura fue pasar por esta panadería después del cine sin haber comido todavía. Y es que enciman cuidan tanto los detalles de la presentación que uno acaba cayendo en la tentación…

PD: Gracias a la cortesía de Saya esta semana tengo nuevo ordenador portátil hasta que me llegue el cargador.

Toho Cinemas

Hace poco fui al cine para ver Blood Diamond. Para la ocasión escogimos ir a uno de los cines de Toho Cinemas y me quedé contento con la elección. Como la mayoría de los negocios o lugares públicos de Japón, la impresión nada más entrar fue muy buena.

El hall era muy amplio, con varias pantallas planas enormes visualizando trailers y más trailers. A su lado un expositor para poder coger propaganda de las películas que se emitían y los estrenos por venir. Como es normal, el mostrador de comida. Pero lo mejor fue una zona de venta de merchandising con un montón de artículos, algunos exclusivos, relacionados con las películas. A mi me encantan estas tonterías y a punto estuve de caer en la tentación.

Peluches y demás objetos de Detective Conan


La sala era bastante grande y contaba con una pantalla de 6.0×13.7m. Me gustó mucho panel informativo antes de entrar a la sala explicando todas sus características.


Ahora lo mejor. Aquí está parte del típico vídeo que ponen antes de una película para hablar de las normas, donde comprar palomitas y demás cosas, pero versión made in Japan.

El precio de una entrada de cine en Japón es bastante caro, sobre los 1800 yenes sino eres estudiante o no te has jubilado, que vienen a ser unos 11€ aproximadamente. Así que hay que elegir bien cada película, ¿no? Para mí, la próxima película en caer va a ser la última de Rocky, y si es en posible en los cines de Roppongi Hills.