Vaya, tanto tiempo invernando que casi se me olvida lo que es escribir por aquí. Supongo que el último mes que me he pasado trabajando de sol a sol, hasta el último tren y fines de semana incluidos es culpa mía nada más por decirle a mi jefe que me aburría como una ostra en el proyecto en el que estaba. Así que nadie se apiade de mí, me lo merecí. Eso sí,.. Read More