Viaje por España II. Día de la Virgen de la Asunción

El día del 15 de Agosto son las fiestas en muchos pueblos de toda España, sobretodo costeros. En la Torre son las fiestas de la Virgen de la Asunción y en ellas se puede participar en la versión tradicional, con las procesiones y ofrendas a la virgen y luego en la versión fiestera.

La fiesta de la Virgen de la Asunción, según me han contado, está relacionada con la ascensión de la Virgen María al cielo. La parte tradicional comienza la mañana del 15 de Agosto con la procesión de la virgen por las calles del pueblo y una misa. Esta parte solo la vi una vez hace ya muchos años ya que siempre a esa hora la heladería está a tope por la gente que acude a la procesión. Luego, por la tarde, se hace otra misa y se vuelve a sacar a la virgen respaldada por las autoridades y muchísima gente por las calles del pueblo, la plaza y el paseo marítimo, acabando con la ofrenda por parte de la Guardia Civil y unos fuegos artificiales al pie de la torre, muy sencillos pero que me gustaron mucho. Sea uno más creyente o menos, creo que es algo que merece la pena ver.



Castillo de fuegos artificiales


Ofrenda a la Civil

Un apunte cultural: después de haber estado este tiempo aquí y conocer a bastantes japoneses, me he dado cuenta de que en Japón todo lo que se hace, todo lo que se ve, tiene una conexión muy fuerte con su cultura (o esa es mi impresión general). Por eso, aunque los japoneses se nota que están muy fascinados por occidente, pienso que aun así respetan, protegen y continúan sus costumbres como no hacemos en España, que a mi modo de ver las cosas, cada vez hay más gente que reniega de su cultura e historia. Creo que conocer otras culturas, además de enriquecer, le hace a uno conocer mejor la suya propia, con sus cosas buenas y malas. Y esa es una cosa que admiro de los japoneses.

Pasando a otro tema, al de la fiesta. Pues este año hubo bastante jaleo porque resulta que habían prohibido la tradicional barbacoa que hace la gente joven en las playas la noche del 14 al 15. Unos vecinos se habían quejado el año pasado del jaleo que se suele montar, la denuncia prosiguió su curso y el ayuntamiento decidió prohibirlo. Consecuencia, al final toda la gente que quería hacer su fiesta como siempre se fue a las playas de los municipios colindantes. Un paso más en echar a la gente joven de La Torre después de cerrar años atrás todos los lugares de fiesta y no habilitarlos en otra zona, obligando a la gente que quiere salir a coger el coche e irse a otros pueblos. Me da mucha rabia recordar lo divertida que era La Torre de la Horadada cuando podías salir con tus amigos a cualquier hora sin preocupaciones de coches y carreteras y ver que ahora eso ya no se puede hacer por las quejas de unos pocos. En fin…

Perdón por la calidad de las imágenes.

Viaje por España

Hace unas semanas ya que estuve en España en viaje sorpresa que prácticamente nadie sabía. Fueron dos semanas que pasé genial y que se me hicieron demasiado, demasiado rápidas. Voy a escribir un pequeño resumen con algunos apuntes sobre el viaje, cosas que pensaba y que me pasaron.

Llegué un Lunes 6 a las 11 de la noche a la terminal T4 de Barajas sin mi maleta, que estaba perdida Dios sabe donde entre Tokio, Moscú y Madrid y que regresó por suerte 4 días más tarde. Después del papeleo, mi cómplice Dani me recogió y nos dirigimos a un restaurante madrileño donde esperaban muchos amigos que, por supuesto, no sabían que yo me iba a presentar por allí gracias a la ayuda de Josito. Así que la cara de Altea y compañía hizo que mereciese la pena no haberlo dicho. Pero es que luego, y como dice el refrán, el que las da las recibe, porque cuando ya era la hora de recogernos y vamos hacia el coche de Dani para regresar vi que el coche detrás del de Dani ¡era el mío! Mi primo Jose y mi hermano se habían enterado por un chivatazo de que llegaba a Madrid ese día y se presentaron allí con mi coche. Y la verdad es que la sorpresa no pudo ser mejor. Así que nos pasamos toda la noche entre una cosa y otra sin dormir.

Al día siguiente tomamos rumbo hacia mi casa ya que mi madre aun no sabía que estaba por allí. Así que después de entrar a escondidas a mi casa pude darle la sorpresa. ¡Y qué sorpresa! Mira que tenía ganas de estar con mi familia, pero una vez estando allí fue como estar en un sueño. No me creía que tras ocho meses fuera de casa estaría allí otra vez peleándome con mi hermano (con cariño, claro), llegando tarde a todos sitios, viendo a mis amigos y echando una mano en el negocio familiar, como siempre.

Los siguientes días los pasé visitando poco a poco a todos los amigos que me faltaban por ver y familiares, ¡además de ir mucho a la playa!. Fue divertido porque me había encargado de que algunos no se enterasen y cuando veían mi cara se quedaban de piedra. Sin embargo, el plan más divertido fue el que no me salió. Era ir con Rubén a la playa de Santa Pola y mientras él estaba en la arena con Sabrina, su novia, yo iba a meterme al agua por otro lado de la playa y salir justo delante de ellos, comentando lo duro que era venir nadando desde Japón. No pudo ser así que tuve que conformarme con salir maletero del coche de Rubén, jeje.

De momento hasta aquí. En los próximos días pongo más cosas