Contrato de alquiler en Japón, qué hacer cuando cambia el propietario

Contrato de alquiler en Japón, qué hacer cuando cambia el propietario

Hace ya casi medio año escribí sobre la posibilidad de que tuviese que mudarme debido a un problema del dueño del edificio donde vivo.

Resulta que el edificio se va a poner en subasta. Si finalmente hay un comprador, entonces ocurrirá lo que le salga de sus nobles partes. Puede que decida mantener todos los contratos, subirlos, bajarlos (lo dudo) o mandarnos a todos a tomar viento. En este último caso tendríamos seis meses para encontrar otro sitio. Pero claro, existe la posibilidad de que no haya comprador. En ese caso y debido a no sé qué historia relacionada con los impuestos (o gastos del juicio o lo que sea), embargarían el edificio y todos a tomar más viento aún con un plazo de…. nada! Inmediato, o eso me ha dado a entender este buen hombre.

Pues hoy he hablado con la agencia inmobiliaria con la que alquilé la casa y me han aclarado un poco la situación. Dudo que esto pueda servirle a mucho gente, pero por si acaso comparto lo que me han dicho.

  • La casa está ahora mismo abierta a pujas. En dos semanas se decidirá el ganador.
  • El ganador tiene ocho semanas para realizar el pago y así tomar posesión.
  • El nuevo dueño entonces decidirá qué hacer con el inmueble. Digamos que tiene dos opciones. Una es decidir echar a todos los inquilinos (p.ej. en caso de querer derribar el edificio). La otra es negociar con cada uno las condiciones del nuevo contrato.

Una vez llegado a este punto, yo, como inquilino, ¿que opciones tengo?

Pues en un caso o en otro, parece ser que tengo seis meses para aceptar las nuevas condiciones o dejar el apartamento si es que me lo pidiesen. Mientras tanto, puedo estar esos seis meses viviendo en las mismas condiciones que ahora.

Éste último punto que me han confirmado hoy me ha dado un gran respiro. Últimamente me estaba agobiando pensando en que tendría que irme de casa de un momento para otro, pero parece ser que no es así y podré decidir tranquilamente dónde quiero vivir, con menos presiones.

Antonio Abad

Expatriado en Tokio. Infiltrado como informático salaryman en una empresa japonesa. Mimetizado completamente sino tuviese tanto pelo.